Mi momento de relax, por la desdramatización que supone el mundo de la moda, mi parte frívola de entre mis muchas partes, desde la humildad y con afán de nada más que divertirme.





sábado, 12 de febrero de 2011

Marcando la diferencia.






Suele decirse que una persona que sabe ensalzar prendas económicas consiguiendo que éstas parezcan de firma, o incluso combinando ambas, posee un estilo personal y tiene una cierta actitud innata, no lo pongo en duda, eso se llama elegancia.

De todas formas, yo me pregunto algo, y no me refiero a aquellas que rozan el mal gusto llevando un montón de dinero encima, ¿no tendrá merito también aquella que conjuntando ropa y complementos de lujo consigue una imagen tan natural, cercana y terrenal, que todo ese lujo aparenta ser accesible?.

Me refiero a esas personas a las que apetece copiar, que separándose de la elegancia pero no de cierto gusto transmiten un poco de descuido, de sencillez y que son capaces de actualizar sus estilismos con detalles, ya sea mediante unos botines, un bolso bien llevado o un jersey holgado con un punto de modernidad.

7 comentarios:

  1. La verdad que si que creo que tiene mérito... una buena prenda se nota a leguas... reconozco que me constaría mucho trabajo ir vestida con prendas de lujo y conseguir una imagen natural, será todo cuestion de práctica?? Para mi la Palermo es un buen ejemplo. ; )
    Me gustan las fotos, no serás tu la de la primera??
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. jajajja Elena, no, no lo soy,es Dree Hemingway. ¿A qué es chula la foto?.

    Me gusta la sencillez que aparenta siempre esta chica, hasta cuando va recargada transmite naturalidad.

    ResponderEliminar
  3. Mucho mérito, desde luego. Y eso es elegancia también, ¿no crees?
    Un besito. :)

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la actitud. Me dan mucha envidia, nada sana. bss

    ResponderEliminar
  5. Buena reflexión. :) Pues sí, tienes razón. Quizá es la diferencia entre ser elegante sin más, (que no es poco) y tener estilo, que a veces incluso puede estar reñido con la elegancia, pero es siempre atractivo. Además, tiene mucho mérito ir a contracorriente, vistiendo de una forma inesperada a veces, menos formal de lo que se espera en determinadas ocasiones, y aún así, llevarse todas las miradas de admiración. Sí que tiene mérito, sí. Aunque eso no se aprende. Se tiene ese toque o no se tiene, mientras que a ser elegante sí se puede aprender.

    Me ha gustado el tema!

    Un besito. ;)

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, me chifla la última imagen de Kirsten. Está perfecta!

    ResponderEliminar
  7. Tasha, la camisa de Kirsten me encantó y los botines que se los he visto más veces.

    Y comparto la misma idea, lo del estilo propio ese genuino no se puede adquirir, es que lo tienes hasta de niño.

    Un beso

    Nina

    ResponderEliminar