Mi momento de relax, por la desdramatización que supone el mundo de la moda, mi parte frívola de entre mis muchas partes, desde la humildad y con afán de nada más que divertirme.





miércoles, 5 de mayo de 2010

Repasando las últimas galas Costume Institute


La verdad es que hablar de estos eventos, no es algo que suelo hacer aquí, pero esta es una de las galas en las que más disfruto con los vestidos de las invitadas. Para ser sincera, la mayoría me suelen dejar más indiferente que otra cosa y sí, me parecen bonitos, apropiados e incluso elegantes pero tan sólo unos pocos me producen ese pequeño impacto, unos por espectaculares, otros, quizá tan sólo por algún detalle, incluso por el peinado, por sobrios o por simples.

Para sobrio el que luce Diane Kruger, blanco, con los detalles justos y con el clutch de mano más bonito de toda la fiesta.

Esta chica de aquí abajo no sé ni quien es pero su look me ha gustado tanto que la tenía que sacar, me gusta incluso más que la propia Diane, su aspecto emana algo antiguo y me encanta, tan vintage. Ahora es cuando me dan palpitaciones y quiero ese vestido, ese collar y ese bolso.



Taylor, pese a lo jovencísima que es, tiene un estilito y un encanto especial, es monísima y siempre sabe elegir lo que más le favorece.


Los volantes de las mangas y la cola son insuperables, así como la caída.

Me gusta tantísimo porque siempre que cierro los ojos y dibujo en mi mente el vestido de novia perfecto, el más parecido a éste sería mi elección.



Siguiendo con más aparariciones, esta otra chica creo que es modelo.

De verdad, insisto en que deberían verse más imágenes de estas mujeres que no son tan populares porque verdaderamente nos estamos perdiendo unos diseños preciosos y más de una sorpresa.


Zoe, de las más guapas de la fiesta, con un vestido sin muchos adornos ni florituras, diseñado para lucir la figura.

No le veo ni un pero, está estupenda la mire por donde la mire. Una vez más, un ejemplo de que la sencillez muchas veces es la clave.



La pulsera dorada es todo un punto.


Dejando ya a un lado esta última gala, puesto que mis favoritas no son más que estas cinco, me he propuesto hacer un repaso de lo mejor, que desde mi punto de vista, han dado de sí las tres anteriores.

En 2009 la "Olsen" prudente, Ashley, sorprendía con este diseño tan original. Probablemente los hubieron más bonitos, más políticamente correctos, pero es el que menos indiferente me dejó.


Liv Tyler también me gusto mucho.


Tiene un aspecto de diva de los 50 inconfundible y es la dulzura personificada.


De 2008, me quedo con el vestido de Kate Bosworth, tiene buen gusto, muy cuidado diría. En otros acontecimientos la he visto bien y es raro verla mal vestida pero aquí la encuentro muy vital, dejando un poco atrás su aspecto de niña buena y emanando energía y actitud.




Claire Danes siempre me gusta, es prudente pero no sosa y sabe perfectamente lo que es la elegancia serena y sencilla.




Por último, en el año 2007, Kate Moss, lucía su color fetiche de la mejor manera posible, ya lo dije en su post, esta gran impulsora transforma lo que se pone, y en este caso, no podía desprender más dulzura, sin perder, eso sí, su aire rockero.

Nos guste o no, siempre será una referencia y creo que eso se puede decir de pocas personas.


De ese mismo año, también me quedo con el look a lo charleston de Kristen Dunst, original siempre.


2 comentarios: