Mi momento de relax, por la desdramatización que supone el mundo de la moda, mi parte frívola de entre mis muchas partes, desde la humildad y con afán de nada más que divertirme.





sábado, 14 de julio de 2012

Bolsos, el kit opcional.


Ya vimos en la entrada anterior el kit básico de bolsos, los más obvios y quizá necesarios, y digo quizá, porque, como siempre, cada cual convierte en básico aquello que quiere, pero en definitiva, se trataba de   encontrar los tonos y formas más corrientes.

Ahora vamos a ir un poquito más allá, hoy hablaremos de bolsos coloridos, y de entre todos los colores posibles, y siempre desde mi punto de vista, los más combinables.

Antes de nada me gustaría aclarar que no trato de hacer ningún alarde al enseñaros los míos, los utilizo como ejemplo para que veáis como se puede aplicar todo lo que expongo a la vida "real", está muy bien ver fotos de celebridades, pero todas sabemos que sus preciados bolsos son tan caros como innecesarios para nosotras, en mi caso concreto, ya no puedo comprarme casi ninguno o ninguno, los que tengo son de hace algún tiempo aunque tampoco necesito más.

Pasemos entonces al meollo del asunto.

1. Un bolso en una tonalidad clara, (crema, blanco, nude...), no soy muy partidaria del blanco, no me gusta mucho, siempre he pensado que el beige es más elegante, menos rotundo, y en verano necesario, además de apetecible.


En cuanto a la forma, lo mismo da, pues de lo que se trata es de aportar claridad al look y de no soltar el bolsito en todo el verano.


En versión clutch también me parece acertado.


Como podéis ver las posibilidades son muchas, todo depende de nuestro estilo personal y el uso que le queramos dar al bolso, lo cómodo o práctico que nos resulte.



Por supuesto, un bonito bolso nude también puede tirar a rosado o a cualquier otro tono.



(Este es mi bolso beige, de lona y muy práctico)

2. El bolso azul.


Si tengo que decidirme por un color a la hora de adquirir un bolso, no lo dudo nunca, azul, pero eso sí, siempre oscuro.


Para mí es un básico, como el negro, ya que me lo pongo con absolutamente todo sin pensar en posibles combinaciones, en realidad, nunca lo hago, lo de combinar mucho los bolsos con ropa y calzado, sí que intento crear una armonía, pero detesto las reglas estrictas. Casi el único que suelo combinar con calzado es el negro, y a veces, ni eso, desde luego nunca me pondré un bolso rojo con zapatos a juego, cuestión de gustos.


(El mío)

3. El bolso rojo.

He dicho que nunca llevaría un bolso rojo con zapatos a juego, pero sí tendría uno, de hecho, lo tengo.


De entre todos los colores estridentes y llamativos, me resulta el más versátil, y vital, muy vital.


Nunca me ha resultado un tono difícil, más bien todo lo contrario. 



(Aquí una foto de mi red bag, que por cierto, no le hace justicia ninguna, para empezar es más rojo y la piel mucho más bonita, pero para que os hagáis una idea)

En el próximo post, " Si no tienes ningún bolso, opta por el versátil gris"

4 comentarios:

  1. hola hola
    muy monos tus bolsos.... me encantan
    besitos by marni
    http://conunpardearmarios.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Beige he llevado en el pasado, y coincido en que son más apetecibles que los blancos puros, más finos también. En blanco me gusta en todo caso algo desenfadado, tipo loneta o combinado con partes de cuero o de rafia, por ejemplo. Entonces la percepción cambia porque el color no es el protagonista absoluto. Digamos que lo que no me convence es el blanco en acabado piel o cuero. Actualmente mi bolso "claro" es un nude que puedo llevar como bolso de mano y como bandolera, de tamaño mediano. Me gusta muchísimo pero lo llevo poco, yo creo que justamente por eso. Lo reservo tanto que a veces casi ni me acuerdo de que está ahí.

    Rojo también he tenido varios, uno tipo shopping bag y actualmente tengo uno de un tono rojo algo matizado también medianito, a mi me parece interesante siempre que, como bien dices, no lo lleves combinado en plan clasicote. Actualmente no lo uso mucho pero porque no me apetece. Me gusta especialmente tu bolsito rojo.
    Saludos,
    María

    ResponderEliminar
  3. Marni, bienvenida por aquí y gracías por tu comentario :)

    María, por lo que me gusta más el beige quizá es porque lo veo menos radical, menos chillón por así decirlo, más discreto, pero desde luego hay excepciones con el blanco, todo depende de como sea el bolso, como lo lleve una..., aunque me pasa una cosa curiosa con los bolsos blancos y es que por muy buena piel que puedan tener dan la sensación de ser malos, eso sí, no generalizo, porque como dices hay ciertas combinaciones con blanco bonitas de verdad y coincido con que el blanco es más para la lona, combinado con unas asas de piel camel, por ejemplo, apetecible.

    La verdad es que yo buscaba un bolso nude tirando a rosado, me parece un tono precioso, pero tengo tantos que de momento no merece la pena, a parte del beige mediano de Bimba, que por cierto en la foto se ve casi blanco y es más vainilla, con asas marrón oscuro, también tengo uno crema, pequeño y muy cuco, como de una piel acharolada pero elegante, es muy del estilo de los noventa, minimalista, pequeño y con un asa para colgar al hombro.

    Coincido con lo de no combinar el rojo a lo clásico, a mi me encanta llevar mi bolso rojo en verano con un vestido que tengo verde de florecitas y sandalias o bailarinas nude, sin más, para invierno me lo imagino con mi parka, aunque si te digo la verdad tengo tantas ganas de un bolso burdeos para los meses fríos, por cierto el mio es de Mango Outlet, estaba también en camel, y en versión bandolera, bonitos todos.

    Un Saludo

    Nina

    ResponderEliminar
  4. Justamente, en lo de la piel blanca coincidimos. El nude mío es de ese color rosa
    y me encanta. Y en las rebajas de invierno pasado compré uno de piel color burdeos que se convirtió en mi favorito, desbancando a todos los demás. Se convirtió en el "nuevo negro", en materia de bolsos :) Estoy esperando que vuelva el otoño porque sé que lo volveré a llevar con gusto.

    El otro día pasé por Zara y vi unos de piel sintética tipo shopping en varios colores, nude-tostado, gris topo oscuro y burdeos! Era muy baratito y me tentó bastante...pero recordando que tenía el de invierno me resistí a comprar otro del mismo color y casi formato. Me pareció ideal para darse el capricho, aunque también es verdad que a pesar del conseguido efecto mate en el símil de piel, se nota a la legua que no es de cuero...

    Saludos,
    María

    ResponderEliminar