Mi momento de relax, por la desdramatización que supone el mundo de la moda, mi parte frívola de entre mis muchas partes, desde la humildad y con afán de nada más que divertirme.





miércoles, 18 de abril de 2012

Lecciones de nada.


Con el paso de los años y sobre todo como consecuencia de mis continuos errores, algunas cosas ya las tengo más que aprendidas y asumidas, desde luego, todavía cometo muchos fallos, pero creo, que a día de hoy me conozco un poquito mejor.

Esto no son más que sugerencias, pequeñas ideas que quiero compartir con vosotras, en mi caso me funcionan, y aunque no tienen porque serviros en su totalidad seguro que coincidimos en más de una.

Las camisetas blancas siempre estarán más que amortizadas.

Unos coquetos zapatitos rojos también.



Huir del efecto morcilla es básico, da igual estar delgada, no es elegante, ni cómodo, los jerseys ligeramente holgados sientan mejor.


Un único accesorio importante puede transformar una simple blusa.

  
(Closet Visit)

Las bailarinas, mejor de punta y siempre escotadas, visten y estilizan.


Los lunares, pequeños.


Y rayas, muchas rayas.


(Closet Visit)

Fuera estampados difíciles a no ser que sean vestidos de flores veraniegos.


Robarle la camisa a tu chico puede funcionar.


(The Sartorialist)

Al margen de tu bolso todo terreno...


(Les antimodernes)

...hay tener un bolsito de mano negro ligeramente elegante pero con un toque rockero.


Otro clutch clarito de rafia para llevar en verano.


Tener un vestido que nos siente bien, minimalista y multifunción.


Además de otro que nos haga sentir especial.


(Closet Visit)

Y hacer de una prenda tu básico por excelencia, abusar de ella cuantas veces sea necesario, en mi caso las faldas de este estilo.

6 comentarios:

  1. estoy de acuerdo contigo, cada vez llevo cosas más holgadas.. y tienes razón quedan mejor, ahora, sigo cayendo en los pantalones morcilla, eso me va a costar más.....
    Unos consejitos muy buenos
    besitos by marni
    http://conunpardearmarios.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Qué buenos consejos. Estoy de acuerdo en todo menos en el tema de la camisa de chico, nunca lo he intentado y creo que, al menos las que tiene el mío, no me sentarían tan bien. Yo al final siempre acabo comprando camisetas o camisas blancas y bailarinas ;-)

    ResponderEliminar
  3. Pues qué quieres que te diga, me encantan tus sugerencias. Se adaptan a la perfección al momento en el que me encuentro ahora. Aptas para estilismos relajados, sencillos, ponibles, pero con un toquecito especial. Me han encantado las primeras sandalias rojas :)

    Un besito!!

    ResponderEliminar
  4. Casi todos conciden con cosas que también me van a mi, salvo la última faldita, que no me va en absoluto. Tampoco soy fan de las rayas, sólo de vez en cuando. Sin embargo soy fan de las prendas ligeramente holgadas, además de caer mejor casi siempre me dan un aire casual que me favorece. Todo lo que de aspecto de "vestida" a mi me sienta como un petardo, y a veces no es sólo cosa de ir ceñida, sino del tipo de prendas y cómo la combinamos.

    Reconozco que tengo una asignatura pendiente con los clutch, me gustaría como sugieres tener uno para salir y otro más fresco para verano, pero soy incapaz de encontrar "los míos"! Algún día lo conseguiré ;)

    María

    ResponderEliminar
  5. thegirlinthebox, estrictamente hablando, no es preciso que se la tomes prestada a tu chico. Yo el año pasado compré en rebajas un blusón que es calcadito al de la foto y que una vez puesto da esa impresión, de ser una camisola de chico, pero lo compré en Zara Woman. Tiene exactamente ese largo "complicado", que para ser vestido se ve un pelín corto y para ser camisa, excesivamente largo. Pero con unos shorts debajos y calzado plano vas divina!
    Siempre puedes añadir un cinturón finito o un collar llamativo para darle otro aire.
    Pruébalo ;)
    María

    ResponderEliminar
  6. Hola!

    Marni, bueno yo pitillos llevo siempre, me refiero más bien a las partes de arriba.

    thegirlinthebox, yo también tengo fijación casi obsesiva con las camisetas blancas y con las bailarinas ya ni te cuento, no me da cosa comprar muchas porqué siempre se que me las pondré.

    B.C, Son preciosas esas sandalias, tengo un montón de ganas de unas así o en beige pero de ese estilo.

    María, te confieso que me pasaba lo mismo con los clutch, ahora los he descubierto y les saco un partido tremendo, hasta de día. Estas navidades me regalaron uno negro muy especial, efecto reptil, con una textura maravillosa, entre el ante y el brillo acharolado, como la piel de lagarto o serpiente, con ese aire, es un básico, sé que no pasará de moda y como es bueno, me durará. El clutch veraniego lo compré hace unos días, como de una rafia muy fina, vamos, que no se te está enganchando a la ropa, y sirve para todo, formal e informal, ya que el negro es claramente más festivo. Te animo a que te atrevas con ellos, ahhh, por cierto, el de rafia clarito tiene también cadena, una ventaja así lo puedo llevar colgado como un bolso cuando me apetezca.

    Nina

    ResponderEliminar