Mi momento de relax, por la desdramatización que supone el mundo de la moda, mi parte frívola de entre mis muchas partes, desde la humildad y con afán de nada más que divertirme.





miércoles, 8 de septiembre de 2010

Flor azul.


Hoy os presento otro collar realizado por mí, el modelo "Flor Azul".

Compuesto por un largo y resistente hilo de acero, piedras de Swarovsky, ojo de gato y piedras naturales, la protagonista, una preciosa flor azul y blanca situada en un lateral.

Un diseño fruto de mi imaginación, lo cual no quiere decir que detrás no exista una inspiración, pues nuestro cerebro es capaz de registrar y guardar más información de la que pensamos.

Y si no es así, porque iba a recordarme a una de mis firmas fetiche, Nina Ricci, de la cuál os hablaré otro día, puesto que nada es casual, y el nombre de mi blog, tampoco.

Están presentes también dos de mis colores favoritos y como recuerdo permanente, el vestido blanco más maravilloso que una pueda imaginar.


Este collar y todos los demás los tenéis en Nina Shop.

5 comentarios:

  1. Me encantan todas tus inspiraciones. A mi me pasa algo parecido, no sólo cuando diseño algún proyecto casero, ya sea un arreglo, bisutería o cualquier objeto decorativo, es que es algo parecido a lo que hacemos al vestir o al pensar outfits para algunas ocasiones. Y para comprar! Pues no compra una veces con el pensamiento más o menos puesto en algo como "ay, es que me recuerda un poco aquello de fulano o que vi en tal sitio..." Y quizás nadie más reconoce en esa pieza lo que nosotras vemos, pero y lo que nos satisface si conseguimos hacernos con ello, qué? Creo que las mujeres cosechamos tesoros muchas veces en nuestras comprar más allá de un objeto útil y bonito. Siempre he pensado que este deleite especial que tenemos al ir de compras y hacer descubrimientos es una de las cosas que más nos diferencian de los hombres en estos menesteres...

    Pues lo dicho, una gozada ver tus últimas creaciones y sobre todo la inspiración que has tenido, me encanta que lo compartas.

    Por cierto, el otro día vi que el desfile de Ralph Lauren está lleno de collares de pedrería que me recordaron a ti!! Me están dando ganas de encargarte una gargantilla...jejeje (o quizás de intentar diseñarme una yo misma)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola María!

    De hecho, supongo que a tí te pasará igual, cuando estoy haciendo un collar, no estoy pensando ni en un desfile determinado, ni tan sólo en un color, pero nuestra cabezita, que lo retiene todo, hace que después aflore.

    Otra cosa es cuando copiamos intencionadamente, yo estoy pensando seriamente en copiarme un collar de Malandrino, ¿ los has visto?, son estupendos.

    Como bien dices, lo mismo nos pasa con la ropa, siempre vamos buscando algo, de forma inconsciente, no tiene porque ser una prenda concreta, o puede que sí, muchas veces buscamos ese aire que nos recuerda a algo.

    Y en cuanto a los collares de Ralph Lauren, me gustó mucho uno que lucía la modelo, de bolitas, con un vestido muy folk.

    Yo ahora estoy haciéndome uno para mí, he comprado una especie de cinta de ante en azul marino y le estoy cosiendo unas piedras nacaradas y unas perlas, ahhh y tambíén con una flor, tengo ganas de enseñarlo.

    Un beso

    Nina

    ResponderEliminar
  3. Sí, claro, a eso me refiero. Hay inspiración consciente e inconsciente. Nuestras ideas beben de todo lo que llevamos dentro, de una forma u otra.
    Las piezas que son tipo gargantilla con colgantitos me gustan todas! Y también había pensado en emplear una tira a la que coserlas, más que hacerla toda de cuentas, pero ya veremos si al final lo intento...que no me dan las tardes para tanto!

    Los collares largos algunos también me recordaron los tuyos, y por otro lado me dieron idea para rescatar algunos que ya hace tiempo que no me pongo y lucirlos así, en plan folk.

    Estaré atenta a tus novedades!
    :*

    ResponderEliminar
  4. El collar es precioso! Lo veo muy elegante, no sé si será por el color azul, que me encanta, o por la combinación de la flor con las perlas, pero es muy bonito.

    Sigue así, Nina!

    Besos!!

    ResponderEliminar