Mi momento de relax, por la desdramatización que supone el mundo de la moda, mi parte frívola de entre mis muchas partes, desde la humildad y con afán de nada más que divertirme.





jueves, 5 de diciembre de 2013

Deportivas


A veces suceden cosas inexplicables en la vida, en mi caso, nunca me hubiera podido imaginar calzar unas deportivas, yo, la que de niña detestaba las clases de gimnasia por no ponerme esas horribles zapatillas y ahora muero por ellas.


(Yo y mis zapatillas)


En poco tiempo me he comprado dos pares y hasta me obsesionan, primero fueron esas Nike tan monas y días después unas Reebok negras y plateadas, aquí las tenéis, muy de poner, perfectas.


El caso es que me gustan para todo e incluso sacadas de contexto.



Lo que más ilusión me hace es lo bien que quedan en plan sofisticado, ¿no me digáis que no?, y sobre todo, lo mucho que me las pienso poner.


Y si hay una forma de llevarlas que me encanta es con un vestido de lana como el de la izquierda, que no me presente yo el día de Navidad de esta guisa, me temo a mi misma y a las múltiples posibilidades de las zapatillitas en cuestión.





4 comentarios:

  1. La última foto me encanta. :)
    Yo, una vez superé la adolescencia, no he vuelto a ser de bambas (así las he llamado siempre), pero ahora también me tientan. Es que además va una tan cómoda!! y las pisadas son tan silenciosas que le coge una más gusto a andar.

    Yo tengo unas clásicas adidas con las tres rayitas a los lados, blancas y azules, pero hace tiempo que no me las pongo, y este año las quiero recuperar. Están nuevas y son monísimas.

    Las tuyas son muy chulas. ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pues ya somos tres! Yo estaba pensando en autorregalarme algunas para mi cumple o rebajas, que además casi siempre coinciden. Mis preferencias van por unas negras o grises, para todo llevar, pero no he llegado a fichar un modelo en concreto. Algunas Nike me gustan...

    Por lo demás, yo también las he llamado siempre bambas, y como Nina las odiaba a muerte lo mismo que a la clase de gimnasia. Hace lustros las desterré de mi armario, recientemente compré unas para running y ahí me he quedado. Pero la opción para vestir a diario me tienta cada vez más...¡ay! Y estoy con Nina, a mi me pirran con arreglos un poco exóticos, otra cosa es que me mire en el espejo y me atreva a salir así a la calle. Pero como llevable, el último look y el del vestidito de punto (por cierto, tengo dos y uno es grissss) los veo fácilmente llevados por mi.

    Besos a ambas las dos :)
    María

    ResponderEliminar