Mi momento de relax, por la desdramatización que supone el mundo de la moda, mi parte frívola de entre mis muchas partes, desde la humildad y con afán de nada más que divertirme.





jueves, 21 de abril de 2011

Una cuestión de actitud.


Suele decirse que el estilo tiene más que ver con la actitud que con la ropa, va íntimamente ligado a nuestra  manera de movernos, de hablar y por supuesto de pensar, nuestros gustos, costumbres y forma de vida inevitablemente se reflejan por fuera, precisamente por ello cuando ese estilo es impostado se nota.


Ser fiel a uno mismo es el auténtico camino para conseguir el objetivo deseado, pues cualquier prenda que no sintamos como propia, confortable y favorecedora, jamás podrá funcionar en nuestro cuerpo, y precisamente en conocer nuestro cuerpo, tanto con sus virtudes como con sus carencias o defectos, reside una de las claves del éxito, la otra, va por dentro.


Kate Moss es el mejor ejemplo de estilo y más completo que conozco, es auténtica, su espíritu rockero y bohemio es el reflejo de su personalidad, nada de lo que puedas ver en ella resulta forzado. Me gusta porque se conoce y  arriesga a su manera, perder el miedo es esencial.


Ahora bien, no se trata de imitarla, sino de tomarla como referencia, como ejemplo práctico, como mujer coherente con su forma de vestir.



En mi caso, hace relativamente poco tiempo que voy conociéndome mejor, he aprendido algunas cosas que hace años desconocía o no me interesaban, que tipo de prendas le sientan bien a mi figura,  que colores o que cortes y tejidos, pero sobre todo, he aprendido a conocerme interiormente, a distinguir aquello que me gusta de lo que no, a asumir, por ejemplo, que lo que me entusiasma quizá no sea lo apropiado para mi corta estatura y a buscar más opciones, pues la hay e infinitas, eso es lo bueno de la moda, que hay taaanto donde elegir.



Aunque también es cierto que desmarcarse es bueno de vez en cuando, salirse un poco de lo cotidiano, de aquellas prendas que ya de por sí nos funcionan y buscar más allá, descubrir nuevos horizontes y plasmar siempre que podamos una actitud firme, segura y cómoda.

martes, 19 de abril de 2011

Tengo un lado oscuro muy hortera....



Adoro los vestidos de largos de raso y satén, y si son dorados, mejor que mejor, es algo que me sucede desde niña y contra lo que no puedo luchar. Me gusta contemplarnos e imaginarme con uno al más puro estilo Marilyn.


Lo curioso es que no me van mucho los grandes eventos ni los vestidos recargados y pomposos, pero es ver  el que lleva Sofía en la foto o  el que lució Kate Moss, sí, sí, aquel vintage tan viejo que acabó roto por todos lados, que entonces, quiero ser la reina de todas las celebraciones.



Vamos, que si  algún día  me tengo que vestir de tiros largos, (muy muy largos), llevaré un precioso vestido dorado de raso o satén, sin ningún reparo y con estos pelos.

domingo, 17 de abril de 2011

Ser femenina.


 Ser femenina es llevar los labios rojos de vez en cuando.


No necesariamente implica andar todo el día subida a unos interminables tacones.


 Hay que poseer cierto porte y elegancia.


Ser natural, o en su defecto aparentarlo y lucir siempre una melena suelta e impecable.


Es abusar del negro.


Vestir sobria y discreta.


Y plantarse unos pantalones como estos con tanto acierto.


Por último, para ser femenina es importante saberse femenina.


 Elisa Sednaoui 100% femenina.

martes, 12 de abril de 2011

Emulando a Jane.


Jane Birkin llevaba su cesta de mimbre como nadie, con naturalidad, encanto y una frescura inimitable, de hecho, cuando veo fotos suyas con ella no puedo evitar querer emularla y aunque no consiga lograr el mismo efecto, por un rato, me siento un poco invadida por su espíritu relajado e impecable.


Aunque no descarto hacerme con una cestita rígida, pues eso será cuando encuentre una perfecta y mediana, de momento ya tengo mi capazo de paja, este en concreto, un regalo de mi padre. Tengo casi treinta años, bueno, un par menos en realidad, pero todavía sigo recibiendo alguna sorpresa.


Es de Zara, con las asas de piel e increíblemente cómoda, grande y espaciosa, la única pega quizá sea el roce al llevarla con vaqueros, se mancha un poquito y puede que con el tiempo se desgaste, pero también os digo que yo soy muy maniática y no soporto el deterioro de las cosas, me gustaría que estuviesen siempre como el primer día.

domingo, 3 de abril de 2011

Meditando una idea.


Llevo tiempo barajando la posibilidad de darle algo más de luz a mi cabello, me encanta el efecto degradado que aportan las mechas californianas.


Pongo ejemplos de morenas como yo, aunque en rubias queda mucho mejor. Soy castaña oscura, de piel clarita, ojos marrones miel y cabello rizado, os explico todo esto porque necesito vuestras opiniones, consejos y experiencias respecto al tema, cualquier aportación me serviría de gran ayuda puesto que soy una cobarde para hacerme cosas en el pelo.

A continuación os muestro algunos de los ejemplos que más me sirven ya que  Rachel Bilson las lleva muy extremas para mi gusto, no quiero las puntas tan rubias y Penélope es más morena de piel.


Las de Blanca Suárez son ideales, busco algo así, como mucho uno o dos tonos de diferencia con mi base, aunque, chicas, me frena un poco la idea, no quiero que me hagan cualquier cosa de la que pueda arrepentirme, nada que quede muy choni o vulgar.



Acepto consejos, ¿alguna las ha visto o probado?