Mi momento de relax, por la desdramatización que supone el mundo de la moda, mi parte frívola de entre mis muchas partes, desde la humildad y con afán de nada más que divertirme.





martes, 22 de febrero de 2011

Un descanso.


Cuando cree el blog lo hice para imaginar, para soñar con determinados artículos de lujo, a veces hasta he llegado a visualizarme con un Chanel colgado del brazo, quien no, o sujetando firmemente las asas de un SC con la misma seguridad con la que lo hace Alexa Chung, sin embargo, me encuentro en un punto en el que todo eso me resulta tan superfluo como innecesario. Una puede llegar a obsesionarse, os lo digo completamente en serio, la insatisfacción y la ansiedad existe, el vivir pendiente de lo que se lleva, de tener que comprarte un vestido aunque no te haga ninguna falta.


He llegado a sentir como la moda estaba ejerciendo un efecto insano en mí y es ahora cuando necesito contarlo, cuando la ansiedad ya no está. Voy a seguir comprando bolsos y zapatos como la que más, leyendo  revistas de moda y vuestros blogs pero de forma más relajada, disfrutando del momento y así seguro que cuando realice una nueva adquisición la disfrutaré plenamente.

Si quiero un buen bolso hay cientos de opciones razonables, humildes e igualmente atractivas, como los que he descubierto hace poco, de Sita Murt, tan utilitarios como bonitos, tanto o más que un Vuitton y nada reconocibles, pues otra de las cosas que me desencanta del mundo fashion, y hace que si antes me gustaba un determinado artículo termine por parecerme aburrido, es verlo por todas partes, el furor del momento resulta efímero, agota cualquier objeto de deseo en poco tiempo, lo fulmina.


Lo que pretendo deciros es que necesito tomarme un respiro, no sé por cuanto tiempo, pero no volveré asomarme por aquí hasta que no tenga nada interesante que decir. 

Afortunadamente soy mucho más que una apasionada de la moda y de frívola tengo más bien poco, aunque sea la imagen que me gusta ofrecer a los que me conocen por primera vez o de una manera menos profunda, así me muestro, frívola e ingenua, pero ni lo uno ni lo otro. La frivolidad es una vía de escape maravillosa y sirve para evadirse de todas las cosas feas que suceden a diario, además, el blog hace ya algún tiempo que estaba empeorando de forma progresiva, falto de la frescura del principio, convirtiéndose en algo aburrido y monótono.

Ahora dedicaré tiempo a mis verdaderas pasiones, quiero volver a dibujar y a leer novelas de barcos y marineros como cuando era adolescente. En el momento en el que sienta una necesidad real, publicaré una nueva entrada, ya sea dentro de dos, cuatro u ocho meses. Si todavía algunas permanecéis por aquí estaré encantada de volver a encontrarme con vosotras.

domingo, 20 de febrero de 2011

Lo que viene.


El verano se presenta más variopinto que nunca, la gran apuesta son los setenta, la prenda clave, la falda larga, a ser posible plisada, vaporosa, delicada, como la de una auténtica bailarina. El cuero permanece, el blanco se posiciona como protagonista y comparte escenario con un gran estallido de color. Queda lugar para las flores, las pin-up, Oriente, el punk, las rayas(renovadas, eso sí) y tantas cosas más.


Me quedo con lo que puedo adaptar a mi estilo, a mi anatomía, sin dejar de lado mis gustos personales, porque por mucho que me sugieran que me compre unos pantalones acampanados de tiro alto, lo cual no quiere decir que no lo haga, jamás abandonaré mis pitillo, son una prolongación de mi misma y de mi personalidad.


Voy a pasarme el verano emulando a "la Portman", además, compartimos estatura y complexión, con mi moño bajo, una diadema fina y listo. Bailarinas y sandalias planas en mis pies, tops básicos con faldas delicadas y algún colgantito mínimo, Por supuesto, también voy a vestir de blanco.


La nota de color, con los labios o las uñas coral, si me atrevo, en su defecto, melocotón. Quizá rescate alguna blusa fucsia perdida en el fondo de mi armario y pese a todo ello siempre procuraré mantener mi seña de identidad, la naturalidad.


Imágenes: Louis Vuitton, Nº 21, Black swan, Dior, Organic.

miércoles, 16 de febrero de 2011

El numero 1.


Tiene muchas adeptas, Kate Moss, Liv Tyler, Garancé, Alexa y la propia Kirsten, pero nadie mejor que su creadora para lucirlo.

Se nota cuando alguien interviene de una forma tan directa en un proyecto, inevitablemente contiene parte de su alma. De la unión de Sofía con Louis Vuitton surgió un bolso a su imagen y semejanza, no hay más que verla, sencilla, urbana y sin perder su clasicismo.

El SC está cargado de significado y atributos, hay una historia detrás de él, aunque sea reciente. Yo lo tengo apuntado en mi lista de cosas improbables y prohibidas, ¿a qué no sabéis que lugar ocupa?.

Por cierto, desde aquí  os sigo animando a todas las que queráis participar en la sección "Mi bolso favorito" y me enviéis fotos de vuestro bolso con una pequeña historia de como os hicisteis con él, o en caso de haceros con uno, cual sería. Espero vuestros bolsos en nninayo@gmail.com.

Cosas que me inspiran(XII).


Hace tiempo que nada me inspira de forma especial, como si no estuviera receptiva y la culpa fuese tan sólo mía debido a mi estado de apatía fashionista, me siento mucho más relajada a ese respecto, disfruto de lo que tengo, lo exprimo y mi estilo ha recuperado su esencia, la de antes, más despreocupada, más natural.

Aunque por un instante he vuelto a reaccionar ante las propuestas de Organic by John Patrick, no tenía ni idea de la existencia de esta firma, pero su concepto de la moda no me ha dejado indiferente, ya sea con esto...



...esto otro...,


...o esto.


Como tampoco lo ha hecho la nueva colaboración de Kate para Longchamp y pese a lo que digan, a mi me encanta lo que hace, no me imagino una forma más estilosa de lucir esa cesta.


O este bolso.


Empiezo a pensar que un Longchap sería una buena elección.


¿Caeré en la tentación?.

sábado, 12 de febrero de 2011

Marcando la diferencia.






Suele decirse que una persona que sabe ensalzar prendas económicas consiguiendo que éstas parezcan de firma, o incluso combinando ambas, posee un estilo personal y tiene una cierta actitud innata, no lo pongo en duda, eso se llama elegancia.

De todas formas, yo me pregunto algo, y no me refiero a aquellas que rozan el mal gusto llevando un montón de dinero encima, ¿no tendrá merito también aquella que conjuntando ropa y complementos de lujo consigue una imagen tan natural, cercana y terrenal, que todo ese lujo aparenta ser accesible?.

Me refiero a esas personas a las que apetece copiar, que separándose de la elegancia pero no de cierto gusto transmiten un poco de descuido, de sencillez y que son capaces de actualizar sus estilismos con detalles, ya sea mediante unos botines, un bolso bien llevado o un jersey holgado con un punto de modernidad.

lunes, 7 de febrero de 2011

Mi bolso favorito(II).


Hola chicas!

Que contenta estoy, ya tenemos un primer bolso para la sección, es de LA EMPERATRIZ DE LAVAPIÉS, por cierto, uno de mis blogs favoritos, y esto no lo digo por decir, es la pura verdad, así que el hecho de que venga de su parte me alegra mucho.

Me encanta tu bolso, todo él, el tamaño, la forma, no tiene desperdicio.



Ella misma nos cuenta como se hizo con esta maravilla y porque le gusta tanto:

Hola, guapa!

"Te envío una foto para tu sección "mi bolso favorito". El que aparece en la foto es, sin duda, mi preferido, aunque no es el que más me pongo.


Se trata del modelo AME 26 de loewe, en color negro con los detalles en dorado. Cuando preparaba las oposiciones me decía, para darme ánimos, que si las superaba me regalaría como premio un bolso para toda la vida, que pudieran heredar mis hijas y las hijas de mis hijas... No me lo compré en cuanto aprobé, porque una cosa es pensarlo para darte ánimo y afrontar las horas de estudio y otra muy distinta soltar la pasta que cuesta, así que pasó tiempo y me olvidé del tema, hasta que vi este bolso, y me acordé de nuevo. Todavía me lo tuve que pensar muuuuuucho, pero al final  entré en loewe y me lo llevé, y tan contenta. El bolso es clásico pero tiene un puntillo moderno ,es  de tamaño mediano, cabe de todo dentro, y es muy cómodo (se puede llevar en la mano y colgado al hombro, e incluso como bandolera). Vamos, que cumple los requisitos para que no se pase de moda y pueda pasar de generación en generación, jeje. Además me gustaba que no se viera el logo y que no estuviese clonado (como el speedy, por ejemplo), y que el precio fuera, dentro del rango de estos bolsos, asumible."

Un abrazo!

La Emperatriz de Lavapiés.



¿Qué os parece su bolso?, ¿una pasada, verdad?

Espero encantada muchos más, me los podéis mandar a mi correo, nninayo@gmail.com

domingo, 6 de febrero de 2011

Que bolsos.


Si no tenía suficiente con las bailarinas de Valentino, (las nuevas de verano, las de tachuelas no, of course), ahora descubro los bolsos de Proenza Schouler y me gustan incluso más.

Si es que no se puede ser pobre, ¿porqué siempre los zapatos, abrigos y bolsos más chulos tienen que pertenecer a firmas de lujo?, no hay derecho.

El marrón que está al lado del negro, a la derecha de la imagen, me encanta, lo vi en un reportaje de la revista Vogue, o eso creo.


No he podido encontrar una fotografía más grande pero este sería la versión en negro.


Lo mejor es que es un bolso pequeño pero con el suficiente espacio para meterlo todo, la doble asa un acierto y en mil versiones y colores. 

¿Qué os parece un toque flúor?, yo no sé si me atrevería, pero como único complemento vital para un look sobrio podría ser un verdadero acierto.

viernes, 4 de febrero de 2011

28 años.


Hoy es mi cumpleaños y mañana saldré a cenar para celebrarlo, quizá sea el momento perfecto para estrenar uno de mis regalos navideños, un bonito collar de Pertegaz.