Mi momento de relax, por la desdramatización que supone el mundo de la moda, mi parte frívola de entre mis muchas partes, desde la humildad y con afán de nada más que divertirme.





viernes, 30 de abril de 2010

Cosas sencillas

Cada día tengo más claro que me gustan las cosas sencillas y únicamente adornarme con un buen complemento que diga algo acerca de mí.

A veces, cuando termino de vestirme y me miro en el espejo, me voy despojando de aquellas que me sobran y salgo a la calle con mi mejor par de vaqueros, una blusa femenina, el pelo recien limpio y un poco de colorete, sin más, pues es entonces cuando realmente me encuentro perfecta exterior e interiormente.

En verano utilizo muchos colores suaves, de los intensos apenas voy más allá del negro y el rojo, y a parte de un lado austero, también tengo un lado cursi, aunque sin ser ñoño, de todos modos, encontrar el límite que separa las dos cosas no es tarea fácil y creo, después de mucho observar, que justamente es en ese límite donde radica lo que persigo.

Aunque la sencillez es una característica que tengo, también es cierto que me atraen las piezas ornamentadas, pero me las pongo muy poco pues me encuentro recargada a la mínima de cambio, por eso visto con ropa ligera y sin apenas estampados, para poder lucir alguna de esas joyitas que tanto me gustan.

Desprender feminidad y no caer en la dejadez me parece básico, con un poquito de empeño y atención se puede estar estupenda. Son los pequeños detalles los que definen el estilo personal de cada uno y los que hay que cuidar con más mimo.

miércoles, 28 de abril de 2010

Marion

El estilo dulce, aniñado y natural de Marion Cotillard es perceptible pero pasa un poco inadvertido por su también perceptible introversión.

Excepto algunas veces que la encuentro demasiado señorona, por lo general, me gusta bastante su estilo, pero me faltan más imágenes suyas vestida así, con un par de vaqueros, tan natural.

Su mirada lejana y nostálgica es, a mi parecer, su punto fuerte y lo que le hace desprender ese ángel tan especial. No es una Fashion Victim, o al menos, no lo parece, pero es fresca y de gesto elegante.

En alguna ocasión, no se si será debido al peinado, ( cada vez estoy más convecida de que sí), la he visto como fuera de lugar, como incómoda en el look, algo forzada y más artificiosa de lo deseado.
Me gusta más la Marión sencilla, y de la misma manera adoro a la Marion lady vestida de rojo, desprendiendo carácter, allure y personalidad.
Que mantiene su lejanía y timidez.

A la verdadera.

sábado, 24 de abril de 2010

El arte de Mcqueen


A continuación, algunos de los diseños más geniales del fallecido Alexander Mcqueen.

Belleza...

Escenario...


Arte...


Escultura...


Genialidad y fantasía...


Y su Obra póstuma





Sobran las palabras.



jueves, 22 de abril de 2010

La cara amable de Kate Moss


Con Kate Moss me sucede algo extraño, como una sensación de gustarme y disgustarme al mismo tiempo, pero al final siempre me acaba enganchando su estilo.


Cuando me pregunto el porqué de su éxito, se me ocurren algunas cosas, una de ellas es que no sigue las tendencias del mismo modo que las seguimos los demás, o si lo hace, siempre será de una forma inesperada, dándole la vuelta incluso al sentido más obvio a la hora de combinar una prenda o aportando algún toque de su originalidad particular, como con el mantón que luce a continuación, me encanta esta imagen.

Esa es una de las cosas de la Kate Moss que me gusta, la simpática y natural.


La que se aleja un poquito de su lado más duro y se vuelve más sofisticada, sin perder, a su vez, su punto rockero.


La Kate Moss bohemia.


La trabajadora y con iniciativa.



La madre estilosa.


Si algo es cierto es que es la creadora número uno de tendencias, copiadas por sus seguidoras incluso años más tarde, como el día que lució este vestido con estas bailarinas negras que causaron furor.


De ideas claras, por mucho que los patrones y las modas cambien, ella sigue su instinto, luciendo aquellas cosas que le gustan independientemente del momento actual.


Gran impulsora, así es Kate Moss para mí.

miércoles, 21 de abril de 2010

El castaño perfecto

No quiero cambiar radicalmente el color de mi pelo pero si algo que apenas se note y me aporte un poco de luz.
Mi color de cabello es castaño oscuro, una cosa más o menos así.


Es rizado, mis ojos marrones, de esos que tiran un poquito a miel dependiendo de la luz y la piel blanca ligeramente bronceada en verano.
He recurrido al tinte negro un par de veces, por eso de que existe poca diferencia entre éste y mi tono natural, pero ninguna me he encontrado favorecida, al menos no tanto como quisiera, puede que sea por el blanco de mi piel o cualquier otra cosa pero hace que mis ojos pierdan su verdadero color, como si se hundieran dentro de mi rostro y que éste mismo perdiera su luz.
Después de darle unas cuantas vueltas, (y las que le daré), voy en busca de un castaño perfecto para mí, un tono más claro que el mío y que casi no se note, aunque siempre está la opción de no teñirme, que no la descarto.
Todo esto viene de una vez que me hicieron algo cercano a eso que tanto persigo y cuyo resultado final fue ese toque de luz en mi rostro.

lunes, 19 de abril de 2010

objetivos


Tengo ganas de volver a tener unos pitillos de esos que sienten como un guante para combinar con camisetas holgaditas de algodones finos y sedas, tan ligeras que parezcan papel de fumar, en colores neutros, cuyo único complemento sea un collar llamativo, un anillo o un cinturón con cierto aire antiguo.

Un vestido blanco, pero no cualquier vestido, uno para llevar con calzado confortable, de líneas suaves, femenino pero desenfadado, que deje respirar y no presione, por encima de la rodilla.

jueves, 15 de abril de 2010

El bolso perfecto

Uno que sirva para todo, más bien grande, para ir con él a todas partes, de piel, a poder ser negro, como mucho azul marino.
De ante no, adoro el ante pero tengo un par en versión mini. Tiene que ser de esa piel tan especial que se desgasta con el tiempo y la convierte en más especial todavía, porque se arruga, adquiere formas y se nota diferente, perdura.
Un bolso atemporal, sin estridencias, que si tiene asa corta también tenga larga, para el día a día.
Por el placer de rebuscar en un espacio amplio, por el caos particular que caracteriza a todos mis bolsos, porque acumulo mil cosas y acabo comprando pequeños para evitarlo, porque soy un desastre y quiero volver a serlo.

miércoles, 14 de abril de 2010

Sofía mola

Su estilo sencillo y natural, equilibrado . La carterita que diseñó me gustó desde el primer día al igual que los zapatos pero me quedaría con toda la colección en la que colaboró para LV.
Las carteras de mano pueden parecer poco prácticas y no lo niego pero yo a ésta le daría buen uso seguro, es perfecta, la piel, el tamaño, todo.

No he visto una colaboración tan chula , bueno sí , la de Kate Moss para Longchamp, pero me gusta menos. Fué un acierto total que diseñara unas cuñas así, bajitas, con la altura adecuada para no sufrir y, al mismo tiempo, estilizar un poquito, poder ir arreglada y estilosa.

lunes, 12 de abril de 2010

Replicante


Mi chico dice que soy igual que Sean Young. Lo he meditado alguna vez y aunque no veo el parecido tanto como él, la cuestión es que su mirada siempre me ha resultado muy familiar.
Parece que todos ya se han olvidado de ella que por culpa de su mala vida, desde "Blade Runner", no se le conoce nada más relevante ni de cierta importancia.
Tenía que hacer mención a esta mítica y fantástica película que me encanta.


miércoles, 7 de abril de 2010

El fenómeno Chung



He de reconocer, que en un principio, cuando surgió todo el fenómeno Alexa, no llamó demasiado mi atención como la chica super estilosa que todos definían.
Yo lo que veía era una chica extremadamente delgada, de pelo lacio, guapetona y con un estilo british algo desaliñado. Pero debo de confesar, que cada día que pasa, me va gustando un poco más y supongo que ésto también forma parte de ese fenómeno.



En mi opinión, sabe mezclar muy bien estilos opuestos. Puede llevar un vestido muy aniñado, de líneas suaves, gasas y florecitas y romper esa pureza con unos botines rotundos o una cazadora de cuero e incluso aportarle originalidad al conjunto con un anillo o collar especiales.



Amante de bailarinas y botines, bolsos maletín y mini bolsos con cadena, lo que está claro, es que, nos guste más o menos, en definitiva, está dotada de una particularidad que la hace única. Imitada hasta la saciedad, sabe transmitir aquello que quiere a la perfección.

domingo, 4 de abril de 2010

Quiero unos tacones de infarto.


Me muero por unos tacones altísimos y no me voy a engañar autoconvenciéndome de lo contrario, los veo y los quiero. El caso es que han sido varios intentos fallidos en los que por muy poco me decido a llevármelos pero el miedo me puede; El miedo a no poder andar con libertad, a torcerme un tobillo, tropezarme o sufrir tanto dolor que termine por arrepentirme.

No estoy hablando de tacones de 8 centímetos,
pues de esos tengo unos cuantos, estoy hablando de algo casi inhumano e insufrible pero a lo que no puedo resistirme. De momento no he dado un paso, que más tarde o más temprano terminaré por dar.

Pensareis que es una tontería dudar sobre algo tan simple como es el hacerme con unos tacones de 14 centímetros, pero os aseguro, que siempre que me encuentro frente a ellos, me cuesta horrores decidirme, además, me cabreo conmigo misma y con el mundo. La sensación es cercana a una ansiedad momentánea, (gracias a Díos, por otro lado).

A lo máximo que he llegado es a unas cuñas de 10 centímetros, que, de momento, es lo máximo que mis pies pueden soportar, ya veremos que sucede más adelante.